marzo 26, 2016

Reeducar y Entrenar al Cerebro para que Prefiera Comida Sana




Los buenos hábitos pueden llegar a ser tan adictivos como los malos hábitos


La obesidad o el exceso de peso se asocia con una alta actividad del sistema de recompensa del cerebro después de comer alimentos altos en calorías, lo que llevaría a comer en exceso y, alimentos poco saludables, pero se puede revertir este efecto y enfocarlo hacia los alimentos sanos.

Hasta la fecha, los científicos sospechaban que, una vez que los circuitos cerebrales que sostienen la adicción a la comida poco saludable están establecidos, es difícil o casi imposible acabar con ellos. Al igual que ocurre con la mayoría de ex fumadores, las personas acostumbradas a llevar una dieta hipercalórica, por mucho que logren ponerse a dieta, están tentados de por vida por los alimentos que consumían antes.


Es posible reeducar al cerebro para que prefiera las opciones más saludables

Investigadores de las Universidades de Harvard y Tufts, en EEUU en un estudio piloto publicado en la revista Nutrition & Diabetes en setiembre 2014, han intentado eso mismo y después de llevar a cabo un programa de reeducación alimentaria en el que los participantes disponían de sesiones de apoyo y se les facilitaba menús, recetas y soluciones a los problemas diarios de la dieta, se ha visto que sus cerebros dejaban de tener tanta preferencia por los alimentos muy calóricos y empezaban a presentar una mayor sensibilidad ante alimentos sanos.

Para averiguar de qué manera el cerebro puede ser reeducado para preferir las comidas saludables, los investigadores han estudiado el sistema de recompensa cerebral en trece hombres y mujeres con obesidad o sobrepeso. Ocho de ellos siguieron un nuevo programa de pérdida de peso diseñado por el equipo, los cinco restantes actuaron como grupo de control.

Eligieron este programa porque se basaba en alcanzar un cambio de comportamientos en el paciente y en tratar de romper los lazos existentes con la comida poco saludable. Además de sesiones de grupo y el apoyo de expertos en nutrición, los pacientes habían recibido trucos para el día a día, como menús específicos, recetas y platos que sacien pero bajos en calorías.

Ambos grupos se sometieron a escáneres de resonancia magnética (IRM) al empezar y finalizar el experimento, que duró seis meses. La prueba reveló que se había producido un cambio en las áreas de cerebro relacionadas con el aprendizaje y la adicción, pero sólo en las personas que participaron en el programa de pérdida de peso.

Después de seis meses de dieta, esta área cerebral tenía una mayor sensibilidad hacia los alimentos saludables y bajos en calorías, lo que indica que las personas experimentaban un mayor placer al consumir estos del que sentían antes. Además, también se observó una disminución de la sensibilidad hacia los alimentos con más calorías y menos saludables.

Los datos muestran que es posible cambiar las preferencias de la comida no saludable a la saludable. Los investigadores reconocen que su estudio se ha limitado a muy pocos pacientes, por lo que reclaman nuevos estudios que ratifiquen sus conclusiones.

Desde hace años, los especialistas en nutrición recuerdan que, aunque complejo de lograr, el cambio de hábitos y el re-aprendizaje dietético es una estrategia mucho más efectiva en la lucha contra la obesidad que optar por una de las muchas dietas que se popularizan periódicamente.

Estudios anteriores ya demostraron los cambios bioquímicos cerebrales producidos por un consumo adecuado de micro-nutrientes, y como determinadas vitaminas y minerales y la baja concentración de azúcares en sangre incrementan la sensación de placer y bienestar.


Consumo de alimentos ancestrales frenaría epidemia de obesidad

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el III Curso de Obesidad y Hábitos de Vida Saludable realizado en Medellín, Colombia en setiembre 2015, recomienda volver a alimentación ancestral para frenar la epidemia de obesidad.

La OPS reveló que los alimentos procesados industrialmente, las bebidas azucaradas y la comida rápida están causando efectos negativos en la salud.

Quínua
Cada vez se cocina menos en casa. La gente pierde este hábito porque es casi un indicador de estatus comer en restaurantes. La OPS tiene evidencia de que países como Perú y Bolivia, donde hay menos industria de alimentos procesados y aún prevalecen las prácticas ancestrales, tienen menos riesgos dentro de la población en temas de sobrepeso y obesidad. Sin medidas preventivas y promoción de estilos de vida saludable se está condenando a las generaciones futuras a una vida más corta y con menos calidad.

Insistió en la importancia de complementar estos programas de prácticas nutricionales saludables con medidas que controlen a la industria de comida ultra procesada.

América Latina debe llevar a cabo un plan regional para reducir el acceso a alimentos poco saludables y fomentar prácticas que contribuyan a disminuir el riesgo, como mejorar las merienda escolares, mejorar las políticas de control al acceso a comidas ultra procesadas y poner al alcance de la población la comida saludable.


Aprendiendo a desear alimentos más saludables

Un cerebro normal recibe claramente las señales de que el cuerpo tiene hambre. Una vez que el cuerpo recibe sustento, avisa al cerebro que el combustible calórico consumido es suficiente y este le envía esa sensación agradable y cómoda de plenitud.

El cerebro de un individuo obeso no es un lugar feliz y funcional, al menos no en lo que respecta a la alimentación. Eso se debe a que los seres humanos son criaturas extremadamente emocionales y las emociones tienen el poder de afectar fuertemente los procesos corporales.

Las emociones fuertes relacionadas con la alimentación pueden ahogar el proceso químico natural de comunicación en el cerebro de un sujeto obeso. Sin una comunicación clara, el cerebro no puede saber cuándo tiene hambre. La proporción carece de sentido, y se afianzan los malos hábitos alimenticios. En lugar de confiar en el cuerpo para comunicar que siente hambre, una persona obesa puede aprender a comer en respuesta al estrés, al aburrimiento o a la ansiedad. Aquí es cuando la relación con los alimentos puede empezar a tornarse abusiva.

Para la mayoría de los cerebros los alimentos ricos en azúcares, carbohidratos refinados, sal y grasas son tremendamente seductores, tanto que se llega a desearlos y necesitarlos con intensidades de drogo-dependencia. Esta es una de las razones por las que cuidarse y llevar una dieta sana se convierte en ocasiones en un camino arduo y tenebroso que generalmente acaba en fracaso.

La gente llama dieta a una forma de comer durante un periodo de tiempo, con el fin de alcanzar el peso deseado, pero casi siempre pensado en volver a comer lo que más les apetece, les llena y satisface: comida nada saludable que les hace volver a engordar y así entran en una espiral de dietas, efecto yo-yo y descompensación metabólica.

Empezar por comer sano

Cuando se empieza a comer bien, a cuidarse y a elegir alimentos saludables, el cerebro deja de desear los alimentos por los que antes se dejaba seducir  alimentos llenos de grasas, sal, colorantes, azúcares y saborizantes  y comienza a desear la opción sana y nutritiva de los alimentos naturales, puros, integrales y ricos en sustancias bio-activas beneficiosas para la salud.

Estableciendo nuevos hábitos se está ayudando a condicionar el cerebro hacia este tipo de acciones y es que, al final, el evitar alimentos poco saludables y el disfrutar de una nueva manera de alimentarse va a ser la mejor manera de convertirse a si mismos en “adictos” a comer sano.

Comemos como nos han enseñado, como aprendimos de nuestras madres, abuelas y familiares. En nuestro entorno se gestó la dimensión afectiva, social y moral de lo que nos metemos en la boca, etiquetando los alimentos como buenos o malos, placenteros o nefastos, suculentos o raros.

Nuestro sistema de creencias y gustos está trenzado de innumerables hábitos adquiridos desde que nacemos. Esas costumbres heredadas demarcan nuestra forma de ser y estilo de vida, esculpiendo la actitud que tendremos ante la vida y, obviamente, frente a la comida.

Si la comida saludable también nos produce placer podríamos cambiar el concepto de dieta, y empezar a llamarlo «cambio en la forma de comer»: un cambio que además sea para siempre. La comida sana no solo es el elemento clave para el control del peso, también lo es para conseguir una mejor salud y la prevención de numerosas enfermedades asociadas a la obesidad y a algunos malos hábitos alimentarios.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario