enero 26, 2016

Efectos del Consumo de Drogas durante el Embarazo





El consumo de drogas durante el embarazo puede traerle graves e irreversibles problemas de salud al bebé, por lo que es de suma importancia que no se consuman mientras la madre está embarazada o en período de lactancia. Esto incluye los medicamentos no recetados, los cuales también pueden afectar gravemente al bebé.

El consumo de drogas por la mujer durante el embarazo puede alterar el desarrollo físico y cognoscitivo del recién nacido, cuyo grado y severidad dependen de la sustancia, del momento y el grado de adicción.

La mujer que consume alguna sustancia que ponga en peligro su salud, es importante que esté sensibilizada acerca de que durante el proceso de gestación tiene bajo su custodia la salud de su hijo, por lo que se debe evitar el uso de drogas en el embarazo.

El hecho de que nazca aparentemente sano, no indica que lo esté, ya que cada una de las sustancias tóxicas a las que puede estar expuesta una mujer, causa distintos daños desde el momento de la concepción y continúan a lo largo del desarrollo, lo cual lo deja ante una expectativa de vida completamente desoladora.

Marihuana. Provoca que llegue menos oxígeno y nutrientes al feto, por lo que es común que nazca con un alto riesgo de desarrollar desórdenes de atención y problemas de aprendizaje que no pueden ser detectados hasta la edad escolar.

Cocaína. Interfiere con el flujo de oxígeno y nutrientes que recibe el feto. Al nacer suelen tener un peso y tamaño mucho menor que el que tendría un bebé cuya madre no consumió drogas en el embarazo. Además, tienden a tener la cabeza más pequeña, lo que puede indicar que el cerebro también lo es.

Heroína. Los pequeños desarrollan la adicción desde que están en el vientre, por lo que durante los primeros días o semanas de nacimiento presentan síndrome de abstinencia, que causa irritabilidad, disminución de los estados de alerta, temblores, movimientos anormales, hipertonía (tensión exagerada del tono muscular) y alteraciones del sueño. Durante el primer año de vida son frecuentes los trastornos de coordinación motora y altos niveles de actividad, además de poco auto-control.

Alcohol. Se registra desde un ligero a grave retraso mental, distracción, falta de concentración, retraso al hablar, problemas para oír o ver, problemas al relacionarse con otras personas y en controlar su comportamiento.

Tabaco. Disminuye los movimientos respiratorios fetales, altera la frecuencia cardiaca y representa un mayor riesgo de parto prematuro y de abortos espontáneos, así como de retardo del crecimiento fetal.


Efectos del consumo de medicinas y drogas durante el embarazo

Síndrome de abstinencia neonatal (SAN)

El uso de medicamentos provoca serios efectos en el feto entre ellos, el síndrome de abstinencia al nacer. Se presenta debido a que una mujer embarazada toma drogas adictivas ilegales o fármacos recetados tales como:

* Anfetaminas
* Barbitúricos
* Cocaína
* Diazepam
* Marihuana
* Opiáceos (heroína, metadona, codeína)

El consumo de metanfetaminas en las mujeres embarazadas provoca que los bebes sufran de bajo peso al nacer y de ser más pequeños.

Éstas y otras drogas atraviesan la placenta y alcanzan al bebé, que se vuelve adicto junto con su madre. Al nacer, el bebé todavía es dependiente de la droga. Debido a que ya no está recibiendo la droga después del nacimiento, se pueden presentar síntomas de abstinencia.

Los síntomas del síndrome de abstinencia neonatal dependen de:

* El tipo de droga que la madre consumió
* La cantidad de droga que ella estaba tomando
* La cantidad de tiempo durante el cual consumió la droga
* Si el bebé nació a término o antes (prematuro)

Los síntomas pueden empezar al cabo de 1 a 3 días después del nacimiento o pueden tardar de 5 a 10 días en aparecer.

Efectos del consumo de alcohol en el embarazo

El consumo del alcohol es la causa más común de retraso mental y la principal causa previsible de defectos de nacimiento.


Cuando una mujer embarazada toma alcohol, éste atraviesa fácilmente la placenta hacia el feto. Debido a esto, el consumo de alcohol le puede causar daño al desarrollo del bebé. Una mujer embarazada que consuma cualquier cantidad de alcohol está en riesgo de tener un niño con síndrome de alcoholismo fetal. No se ha establecido ningún nivel de "seguridad" con el consumo de esta droga durante el embarazo. Las cantidades mayores de alcohol parecen incrementar los problemas. El consumo excesivo de alcohol es más dañino que tomar pequeñas cantidades de esta bebida.

El momento del consumo de alcohol durante el embarazo también es importante y parece ser más dañino durante el primer trimestre. Sin embargo, tomar alcohol en cualquier momento del embarazo puede ser dañino.

Fumar durante el embarazo provoca :

* Mortinato: Se presenta cuando un feto que se esperaba que sobreviviera muere durante el nacimiento o durante la segunda mitad del embarazo.
* Circunferencia craneal más pequeña.
* Trastorno de hipercinesia, neurológicos, cognoscitivos y conductuales.
* Bebés de bajo peso.
* Aborto espontáneo.
* Problemas respiratorios.
* Síndrome de muerte súbita en lactantes.

Consumo de cocaína durante el embarazo

El consumo de cocaína durante el embarazo puede afectar a una mujer embarazada y al feto de muchas maneras. Durante los primeros meses, puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo. Si se utiliza la droga más adelante en el embarazo, puede provocar el parto en forma prematura. También puede causar la muerte del bebé antes de nacer, o que sufra un accidente cerebro vascular que puede conducir a daños cerebrales irreversibles.

Los estudios demuestran que las probabilidades de dar a luz a un bebé prematuro se duplican al menos cuando la madre utiliza cocaína durante el embarazo. Y como la cocaína interfiere con el flujo de oxígeno y nutrientes que recibe el feto, el bebé puede ser mucho más pequeño al nacer de lo que sería si la madre no consumiera la droga. Además, los bebés expuestos a la cocaína tienden a tener cabezas más pequeñas, lo que puede indicar que el cerebro también sea más pequeño. Estos problemas aparecen con más frecuencia en los bebés de mujeres que consumen cocaína durante todo el embarazo que en los bebés cuyas madres dejan de tomar la droga durante el primer trimestre.

La cocaína también puede provocar que la placenta se separe de la pared del útero antes de comenzar el parto. Este fenómeno, llamado desprendimiento prematuro de la placenta, puede causar hemorragias prolongadas y ser fatal tanto para la madre como para el bebé.

Consumo de heroína

Esta es una de las drogas que más adicción provoca entre sus usuarios. La heroína cruza la placenta hacia el bebé y la consecuencia directa es que el bebé puede convertirse en un ser dependiente de esta droga el resto de su vida.


El bebé también puede sufrir eclampsia, que se trata de un problema muy grave con síntomas como convulsiones y elevada presión arterial.

Además, las personas que consumen esta droga tienen pérdida de apetito y suelen tener muy mala alimentación, por lo tanto el feto recibirá una pobre cantidad y calidad de nutrientes y esto provocará un bajo peso al nacer o un nacimiento prematuro. Asimismo, las mujeres embarazas adictas a la heroína son más vulnerables para contraer infecciones o enfermedades (como el VIH) y pueden transmitírselo a su bebé.

Efectos del consumo de marihuana en el embarazo

La marihuana tiene la capacidad de poner en riesgo la vida del bebé, ya que su consumo se ha asociado con alteraciones de su crecimiento y desarrollo. Algunas de las patologías asociadas al consumo de marihuana son: retraso en el crecimiento fetal y microcefalia.

El consumo de marihuana también puede dañar los genes, dando como resultado el desarrollo de defectos de nacimiento en los bebés o de cáncer, y además puede llegar a provocar riesgos de que desarrollen trastornos de atención y problemas de aprendizaje a medida que vayan creciendo. La marihuana también ha sido relacionada con efectos adversos sobre el funcionamiento de la placenta y el sistema endocrino fetal; lo cual potencialmente podría impedir que el embarazo llegue a buen término.

Una serie de estudios científicos han demostrado que, no todas, pero algunas mujeres que consumían marihuana incluso tan poco frecuentemente como una vez al mes durante el transcurso del embarazo eran más propensas a aumentar de peso inadecuadamente, a experimentar trabajo de parto prolongado o parto detenido, o a tener que someterse a una cesárea. Por otra parte, también son mucho más propensas a dar a luz bebés que necesiten resucitación luego del parto.

Al igual que el consumo de tabaco, el consumo de marihuana puede privar al feto de oxígeno. También es posible que los productos derivados de la marihuana afecten directamente a los sistemas nervioso y hormonal del feto en pleno crecimiento.


Marihuana durante el embarazo afectaría el cerebro del bebé de por vida

Un estudio realizado por investigadores de la División de Neurobiología Molecular del Departamento de Bioquímica y Biofísica Médica del Instituto Karolinska de Suecia, publicado en The EMBO Journal en enero 2014, muestra que el consumo de marihuana durante el embarazo puede afectar el desarrollo del cerebro del bebé dentro del útero. El elemento que genera el efecto psicoactivo puede interferir en el establecimiento de conexiones celulares cerebrales del no nacido. Entre los efectos que se manifiestan luego del embarazo podrían presentarse deficiencias neuroconductuales y cognitivas permanentes.

Los investigadores realizaron el estudio con ratones y tejido cerebral de fetos humanos. El resultado arrojó que es el tetrahidrocarbocannabinol (THC), el ingrediente activo de la marihuana, el que daña el cerebro.

El THC impacta en la constitución
de las redes nerviosas cerebrales
El THC obstaculiza la adecuada formación de conexiones entre las células nerviosas de la corteza cerebral, zona donde ocurren procesos neurológicos importantes como el desarrollo del pensamiento y la formación de recuerdos.

Los efectos de la exposición prenatal a la marihuana podrían generar daños que perdurarían hasta la edad adulta. Podría hacer el cerebro más propenso al consumo de marihuana o a desarrollar enfermedades neuropsiquiátricas.

Los especialistas probaron los efectos de la marihuana en tres tipos de experimentos. Analizaron el crecimiento de las células del cerebro de ratones expuestos al THC, hicieron lo mismo con fetos de ratones a los que se les inyectó THC dentro del vientre de sus madres, y examinaron cerebros de fetos humanos abortados, cuyas madres habían consumido marihuana durante el embarazo.

Los investigadores detectaron niveles bajos de ganglio cervical superior 10 (SCG10), una proteína propia de las células nerviosas fundamental para conectar las células cerebrales, tanto en fetos de ratones como de humanos expuestos al THC. Esto sugiere que la exposición a la marihuana tiene un impacto directo en el cerebro de individuos en desarrollo fetal.

Si bien aún no se ha explicado cual es el efecto de la marihuana en el cerebro a nivel molecular, parece ser que el cerebro es muy sensible al THC durante su desarrollo temprano (cuando las neuronas están desarrollando conexiones).

Estudios previos han mostrado que los niños expuestos a la marihuana en el útero podrían desarrollar mayores probabilidades de padecer de trastornos de déficit de atención, ansiedad o depresión.

*      *
 *

Teniendo en cuenta las posibles complicaciones resultantes del uso de drogas durante el embarazo, tanto para la madre, el feto o el bebé una vez nacido, parece evidente aconsejar fuertemente contra el uso de sustancias ilícitas durante este período. Sin embargo, siendo la dependencia muy complicada para manejar, una ayuda médica es necesaria.

Las embarazadas que consumen drogas suaves o duras son generalmente mujeres muy desamparadas socialmente. A veces, estos embarazos ni siquiera son deseados. Y muy a menudo, les es difícil hablar al personal médico y así reconocer sus adicciones. Es imperativo que haya estructuras de ayuda puestas a su disposición con el fin de superar ese período, limitando los efectos nocivos sobre su salud y la del feto.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario